BLOG:

Categoría: Gestión empresarial

12 de diciembre de 2018, Virtuts Angulo

Un futuro empresarial para TODOS, ¿misión imposible?

En la actualidad, hay muchas empresas que tienen una realidad desalentadora, poco atractiva e incómoda para los empleados. Estos se sienten afectados por la presión y el sofoco que sienten en sus respectivos lugares de trabajo. En este contexto, la filosofía de Great Place to Work® pretende que, poco a poco, las empresas se vayan despertando, para aportar un rayo de luz lleno de esperanza a todos sus empleados.

Mitos sobre empresarios

Es común pensar que los empresarios con más dinero viven mejor, más tranquilos. Pero la verdad es que, aunque eso sea parcialmente cierto, también son los que se preocupan de que la empresa funcione, de adaptarla a los cambios tecnológicos y sociales, y de potenciar los puntos fuertes de sus empleados, entre otras cosas.

Existen estrategias que pueden ayudar a los empresarios y a los directivos a mejorar los lugares de trabajo, a hacerlos más grandes y a mejorar no sólo el funcionamiento de la empresa, sino también la vida de los empleados.

¿Cómo mejorar nuestra empresa?

Una de las maneras de conseguir un gran lugar para trabajar es ver qué han hecho otras empresas anteriormente para mejorar su entorno laboral. Mejorar el ritmo o la agilidad de trabajo es lo principal en la actualidad: vivimos en una sociedad de cambios tecnológicos y sociales constantes.

Otra de las propuestas que se plantean para mejorar el ambiente en las empresas consiste en aumentar el potencial de los empleados, buscar sus puntos fuertes y hacer que mejoren, porque eso revertirá en la empresa. Pero en algunas organizaciones sigue habiendo obstáculos en este desarrollo. Por ejemplo, hay muchos gaps (o brechas) generacionales o de experiencia que aún deben ser cerrados. Su eliminación, por lo tanto, también permitirá un camino más seguro hacia el Great Place to Work.

Ciudadanos de un lugar llamado mundo

Los empleados, por lo tanto, son la clave de toda mejora empresarial. Mejorar sus experiencias de trabajo no solo aporta un lugar de trabajo más eficiente y productivo, sino que ayuda a estos empleados a llevar una vida más sana y gratificante. Se trata de que tengan un trabajo con sentido, en el que hagan algo importante y que lo creen con sus compañeros, con su comunidad, es decir, que sientan que forman parte de algo que trasciende.

Una mirada global también es necesaria en este sentido, dado que la prosperidad compartida, la justicia social y la igualdad de oportunidades, son tres de los pilares que deben sustentar la comunidad laboral actual.

Un gran líder para Todos

Para que la estrategia funcione, un líder empresarial no solo debe mejorar el entorno de trabajo de sus empleados, sino que también debe mejorar él mismo. Para hacerlo, es fundamental que trate de buscar la excelencia en el liderazgo, buscando un estilo de liderazgo para Todos.

Los líderes para Todos son queridos por sus equipos, y tienen unos resultados mucho mejores que el resto de los equipos. Son personas que lideran desde atrás, dejando que los miembros de su equipo brillen y hagan lo mejor que saben, tratándoles con dignidad, sea cual sea su origen y el puesto que ocupen, sin controlarles demasiado, porque lo que quiere es que trabajen con autonomía para que sean más creativos.

¿Cuál es la meta de un Great Place to Work?

Convertir aquello que parece imposible en posible, es un verdadero hallazgo. Marcarse como meta que todas las empresas del mundo sean un gran lugar para trabajar, es un gran objetivo. No se trata de una misión imposible, sino de un reto algo difícil. Que las empresas lo tengan en cuenta en sus líneas estratégicas es el primer paso real hacia el futuro de todos.

¿Cómo llegar a ser un Great Place to Work?

Michael C. Bush y el equipo de investigación de Great Place to Work nos ofrecen el libro Un Great Place to Work para Todos, publicado por Libros de Cabecera, libros de economía y empresa. En este libro no sólo nos explican cómo debería ser un buen lugar de trabajo, sino también cómo realizar un buen liderazgo, con el fin de conseguir ambas cosas en la empresa.

Si quieres conocer un poco más sobre cómo llegar a ser un gran lugar para trabajar para todos, entra aquí o disfruta del siguiente vídeo, en el que Michael C. Bush explica su propuesta:

Michael C Bush.001

14 de junio de 2018, Virtuts Angulo

Las ventajas del enfoque en la empresa

El estresante exceso de estímulos y sus consecuencias

La dispersión es un fenómeno que no sólo afecta las vidas personales de cada individuo del siglo XXI. Hoy en día, las empresas también se ven seducidas a diversificar sus marcas, productos y servicios con miras a crecimientos rápidos y explosivos.

Pero, ¿es la diversificación la estrategia más efectiva para ganar en las empresas? La experiencia demuestra lo contario. En la actualidad, las compañías especialistas, focalizadas, son muchísimo más eficaces y eficientes que las generalistas. Lo cual se contrapone a la dispersión que persiguen los conglomerados empresariales.

Sin embargo, el crecimiento de una empresa continúa asociado comúnmente a:

  1. Lanzar nuevas variantes del producto/servicio en la misma categoría.
  2. Entrar en otras categorías con una misma marca.
  3. Adquirir otras marcas o empresas.

Estas acciones, basadas en ampliar desenfrenadamente el surtido de productos o servicios, tienen una clara consecuencia en la empresa: el desenfoque.

En la concentración está la fuerza. En la dispersión, la debilidad

La simplicidad es la estrategia que ayuda a enfocar la energía de una organización en objetivos muy concretos, de manera que es más factible obtener resultados reales y tangibles. De hecho, el tamaño tampoco es un factor fundamental para ser rentable como empresa, sino el enfoque de nuestro portafolio.

En un conglomerado los competidores son múltiples y multisectoriales, lo que hace mucho más difícil definir planes de acción eficaces. Basta con recordar un principio empresarial fundamental: el competidor más enfocado acaba normalmente ganando.

El líder indiscutible es el líder de la categoría

El objetivo final del enfoque en la empresa es dominar una categoría para ser la marca más recordada de su ámbito, la líder. Por lo tanto, una empresa claramente enfocada tiene:

  • Un objetivo claro: Todas sus áreas funcionales (producción, compras, investigación, ventas y marketing) con la atención puesta en un único tipo de negocio.
  • Recursos bien asignados: Utiliza su mejor personal y la mayor parte de sus recursos para apoyar los productos o servicios clave.
  • Perfecto conocimiento del entorno: Una empresa con foco tiene muy claro quién es su competidor. Lo sabe todo de él y, en función de ello, determina planes de acción muy concretos.

¿Cómo saber más?

Te invitamos a profundizar en los efectos de la diversificación y los beneficios del enfoque, tanto para el crecimiento de una empresa como para el bienestar personal de sus directivos y equipo de trabajo, a través del libro del experto en estrategia y marketing Joan Mir Juliá, FOCO: Enfocar para ganar. Una obra editada por Libros de Cabecera, editorial de libros de empresa y economía.

También puedes conocer más del autor en su página web http://joanmirjulia.com/

En el siguiente vídeo, Joan Mir expone los resultados de una estrategia de dispersión del portafolio de productos de una empresa frente a la estrategia de enfoque:

Joan Mir  explica y la estrategia de concentración versus la de dispersión

Joan Mir y la estrategia de concentración versus la de dispersión

22 de enero de 2018, Virtuts Angulo

Cómo se evalúa un CEO

¿Qué hace un CEO?

Sin duda, la posición más importante en una empresa es la del Chief Executive Officer (CEO). Por lo mismo, también uno de los cargos más escrutados. Definir cuáles son las responsabilidades de un CEO dentro de una compañía tampoco es tarea fácil. Ante este desafío, Ben Horowitz —cofundador y socio general de la empresa de capital de riesgo Andreessen Horowitzofrece simples pautas que permiten esclarecer cómo definir y evaluar el trabajo de un CEO.

Tres preguntas básicas

El mapa que permite evaluar a un CEO y de paso describir su cargo se basa en tres cuestiones fundamentales:

  1. ¿Sabe el CEO lo que tiene que hacer?
  2. ¿Puede el CEO llevar a la empresa a hacer lo que él quiere?
  3. ¿Alcanza el CEO los resultados deseados en relación a un conjunto adecuado de objetivos?

Ben Horowitz se sumerge brevemente en cada pregunta para identificar las pistas que facilitan la evaluación de un CEO tanto para emprendedores, startups con potencial de crecimiento y grandes empresas.

¿Sabe el CEO lo que tiene que hacer?

«El CEO debe ser el guardián de la visión y del relato de la empresa», afirma Horowitz. Esto debe ser visto de la forma más amplia posible e invita a preguntarse: ¿el CEO sabe qué hacer en todos los asuntos de la compañía? Desde temas de personal, estrategia de producto, marketing, financiación, dimensionar objetivos, etc.

Dos facetas son valoradas en este proceso:

  1. Estrategia y relato: El CEO debe establecer el contexto en que opera cada empleado. Esto da sentido al trabajo específico que hacen las personas, alinea los intereses, permite la toma de decisiones y proporciona motivación.
  2. Toma de decisiones: Velocidad y calidad de las decisiones permiten medir con mayor precisión el trabajo de un CEO. «Las grandes decisiones provienen de los CEO que muestran una mezcla única de inteligencia, lógica y valor», destaca Horowitz.

¿Puede el CEO llevar a la empresa a hacer lo que él quiere?

El liderazgo es el principal ingrediente de todo CEO para llevar a la empresa a ejecutar su misión. Según Horowitz, para que la compañía gestione un amplio conjunto de decisiones e iniciativas debe:

  • Tener capacidad para hacerlo: La empresa debe reunir el talento necesario en las posiciones correctas para ejecutar su estrategia. El CEO debe garantizar la calidad del equipo y asegurarse de que los procesos de selección escogen a los candidatos con la combinación correcta de talento y habilidades.
  • Ser un lugar donde todos los empleados puedan conseguir que sus iniciativas se realicen: En una compañía mal gestionada, las personas pierden mucho tiempo luchando contra barreras organizacionales y procesos mal planteados. Por el contrario, a partir de una buena gestión, los empleados se pueden concentrar en su trabajo y confiar que habrá buenos resultados personales y organizacionales.

¿Alcanza el CEO los resultados deseados en relación a un conjunto adecuado de objetivos?

Una medición adecuada de los resultados se logra estableciendo objetivos de forma correcta. Es decir, sin marcar metas artificialmente bajas, ni demasiado altas. Además de ser conscientes que, en las primeras etapas de cualquier empresa, los objetivos pueden ser engañosos. Cabe destacar que para las startups esto puede ser especialmente relevante, ya que no existe información de referencia ni histórica sobre el tema.

Junto con eso, Horowitz advierte que los CEO deben ser evaluados en relación al mercado potencial de su compañía, y no en relación al de otra empresa.

Prepararse para el examen

Contar con recursos que permitan al CEO orientar el trabajo de los colaboradores permite obtener mejores resultados al momento de ejecutar la estrategia de startups y grandes empresas.

¿Te interesa sumergirte aún más en herramientas de liderazgo y gestión de organizaciones? ¿Quieres aprender desde la experiencia de uno de los más destacados líderes de Silicon Valley? Te invitamos a tomar el desafío y conocer el camino hasta el éxito del respetado emprendedor e inversor Ben Horowitz en su libro Emprender y liderar una startup, traducción al español del best seller Hard Things About Hard Things. Una obra recomendada por los fundadores de Facebook y Google, y publicada por Libros de Cabecera, editorial de libros de economía y empresa.

Portada del libro "Emprender y liderar una startup", de Ben Horowitz

Emprender y liderar una startup, de Ben Horowitz