BLOG:

Categoría: Cultura empresarial

12 de diciembre de 2018, Virtuts Angulo

Un futuro empresarial para TODOS, ¿misión imposible?

En la actualidad, hay muchas empresas que tienen una realidad desalentadora, poco atractiva e incómoda para los empleados. Estos se sienten afectados por la presión y el sofoco que sienten en sus respectivos lugares de trabajo. En este contexto, la filosofía de Great Place to Work® pretende que, poco a poco, las empresas se vayan despertando, para aportar un rayo de luz lleno de esperanza a todos sus empleados.

Mitos sobre empresarios

Es común pensar que los empresarios con más dinero viven mejor, más tranquilos. Pero la verdad es que, aunque eso sea parcialmente cierto, también son los que se preocupan de que la empresa funcione, de adaptarla a los cambios tecnológicos y sociales, y de potenciar los puntos fuertes de sus empleados, entre otras cosas.

Existen estrategias que pueden ayudar a los empresarios y a los directivos a mejorar los lugares de trabajo, a hacerlos más grandes y a mejorar no sólo el funcionamiento de la empresa, sino también la vida de los empleados.

¿Cómo mejorar nuestra empresa?

Una de las maneras de conseguir un gran lugar para trabajar es ver qué han hecho otras empresas anteriormente para mejorar su entorno laboral. Mejorar el ritmo o la agilidad de trabajo es lo principal en la actualidad: vivimos en una sociedad de cambios tecnológicos y sociales constantes.

Otra de las propuestas que se plantean para mejorar el ambiente en las empresas consiste en aumentar el potencial de los empleados, buscar sus puntos fuertes y hacer que mejoren, porque eso revertirá en la empresa. Pero en algunas organizaciones sigue habiendo obstáculos en este desarrollo. Por ejemplo, hay muchos gaps (o brechas) generacionales o de experiencia que aún deben ser cerrados. Su eliminación, por lo tanto, también permitirá un camino más seguro hacia el Great Place to Work.

Ciudadanos de un lugar llamado mundo

Los empleados, por lo tanto, son la clave de toda mejora empresarial. Mejorar sus experiencias de trabajo no solo aporta un lugar de trabajo más eficiente y productivo, sino que ayuda a estos empleados a llevar una vida más sana y gratificante. Se trata de que tengan un trabajo con sentido, en el que hagan algo importante y que lo creen con sus compañeros, con su comunidad, es decir, que sientan que forman parte de algo que trasciende.

Una mirada global también es necesaria en este sentido, dado que la prosperidad compartida, la justicia social y la igualdad de oportunidades, son tres de los pilares que deben sustentar la comunidad laboral actual.

Un gran líder para Todos

Para que la estrategia funcione, un líder empresarial no solo debe mejorar el entorno de trabajo de sus empleados, sino que también debe mejorar él mismo. Para hacerlo, es fundamental que trate de buscar la excelencia en el liderazgo, buscando un estilo de liderazgo para Todos.

Los líderes para Todos son queridos por sus equipos, y tienen unos resultados mucho mejores que el resto de los equipos. Son personas que lideran desde atrás, dejando que los miembros de su equipo brillen y hagan lo mejor que saben, tratándoles con dignidad, sea cual sea su origen y el puesto que ocupen, sin controlarles demasiado, porque lo que quiere es que trabajen con autonomía para que sean más creativos.

¿Cuál es la meta de un Great Place to Work?

Convertir aquello que parece imposible en posible, es un verdadero hallazgo. Marcarse como meta que todas las empresas del mundo sean un gran lugar para trabajar, es un gran objetivo. No se trata de una misión imposible, sino de un reto algo difícil. Que las empresas lo tengan en cuenta en sus líneas estratégicas es el primer paso real hacia el futuro de todos.

¿Cómo llegar a ser un Great Place to Work?

Michael C. Bush y el equipo de investigación de Great Place to Work nos ofrecen el libro Un Great Place to Work para Todos, publicado por Libros de Cabecera, libros de economía y empresa. En este libro no sólo nos explican cómo debería ser un buen lugar de trabajo, sino también cómo realizar un buen liderazgo, con el fin de conseguir ambas cosas en la empresa.

Si quieres conocer un poco más sobre cómo llegar a ser un gran lugar para trabajar para todos, entra aquí o disfruta del siguiente vídeo, en el que Michael C. Bush explica su propuesta:

Michael C Bush.001

15 de octubre de 2018, Virtuts Angulo

Negocios con japoneses: lo que debes saber

Wa, el valor fundamental japonés

Es bien conocido que la cultura japonesa es única y muy distinta a la occidental. Hay muchos aspectos que la han moldeado, como formar parte de un archipiélago (con cerca de 7000 islas), la resiliencia de sus habitantes, que a menudo deben hacer frente a desastres naturales, y la escasez de materias primas.

En este contexto, los valores fundamentales de los japoneses son el deber, el honor, la obligación, y por encima de todos ellos, la armonía (wa). A nivel empresarial, esto se traduce en:

  • Salvaguarda de la armonía y evitación del conflicto
  • Sentido de comunidad por encima del individuo
  • Trabajo en equipo

Qué significa trabajar con japoneses y su cultura corporativa

El buen entendimiento cuando se trabaja con japoneses o en empresas japonesas pasa por ser conscientes de ello, tener unas grandes dosis de curiosidad y generosidad. Solo se llegará a un buen trabajo si se realiza un esfuerzo entre ambas partes. Esto es especialmente relevante porque en las empresas no se suele formar a los empleados en aspectos de multiculturalidad, y lo habitual es que se produzcan malentendidos y choques innecesarios.

El entrar en contacto con la cultura nipona es positivo, porque permite a los occidentales un crecimiento importante como profesionales, les obliga a salir de su zona de confort, y a ver que hay otras formas de ver las cosas y trabajar.

A nivel práctico, algunos de los aspectos positivos de la cultura corporativa japonesa son:

  • Estabilidad laboral
  • Exquisita atención al empleado y al cliente
  • Exhaustiva formación dentro de la empresa
  • Visión a largo plazo
  • Cuidado por el detalle
  • Altos estándares de calidad
  • Esfuerzo en la mejora continua

Los principales retos son:

  • Proceso lento de toma de decisiones
  • Excesiva burocracia hacia las centrales
  • Protección al empleado por encima de los criterios de eficiencia
  • Comunicación indirecta

El funcionamiento de las centrales y las filiales de las empresas japonesas

El funcionamiento de las empresas dentro o fuera de Japón es distinto. Así como en Japón hay un orden absolutamente basado en la jerarquía y en el progreso con la edad, en las filiales situadas en el extranjero se suele adoptar el proceder propio del país. Esto se debe a que cada país tiene unas costumbres y legislaciones distintas y a que el número de japoneses que hay en ellas es restringido. Sin embargo, prevalecen muchos aspectos de la cultura corporativa nipona.

Por otra parte, es poco común que directivos occidentales formen parte de los altos órganos de dirección en Japón, pues hay frenos importantes como son el idioma y la flexibilidad.

Las claves de la cultura corporativa japonesa

Para conocer las claves de la cultura corporativa japonesa es positivo entrar en contacto con personas que hayan formado parte de ella, para recoger de primera mano sus experiencias.

En este sentido, Álex Fernández de Castro, Jorge Calvo y Pedro Navarrete, aportan su experiencia en NHK, Roland DG y Sony, y la de cuatro altos directivos de empresas japonesas relevantes (Epson, Fujifilm, Yamaha y Olympus) en el libro Wa, claves de la cultura corporativa japonesa, publicado por Libros de Cabecera, libros de empresa y economía. Allí compilan y reflexionan sobre los aspectos más importantes a tener en cuenta, junto a unas valiosas introducciones a la actualidad empresarial, la economía y la historia nipona que aportan un contexto imprescindible.

El libro está prologado por Rochelle Kopp, fundadora y directora general de Japan Intercultural Consulting, quien ha escrito más de veinte libros dedicados a las diferencias interculturales.

Portada de Wa, claves de la cultura corporativa japonesa

Wa, claves de la cultura corporativa japonesa